Los chats de los Rugbiers de Macri que dejan al descubierto el festival de contrataciones en la Administración General de Puertos

09/02/2019

Despidieron sin piedad apenas comenzó la gestión pero fueron protagonistas de un festival de contrataciones que incluyó familiares. Los chats con los que se gestionó todo.

El festival de contrataciones de “Los rugbiers de Macri” en la Administración General de Puertos (AGP) destapó otro escándalo denunciado por los trabajadores: altos mandos del organismo le consiguieron un lugar a sus familiares con salarios no extravagantes pero para nada despreciables. “Mientras despiden compañeros, el Gerente General contrata familiares”, explicitaron en unos panfletos repartidos este mediodía en el Ciclo de Conferencias organizado por el Rotary Club de Buenos Aires, donde ofició como panelista Gonzalo Mórtola, interventor de la AGP.

Mórtola, autoridad de los puertos del país, contrató a su hermanastro Roberto Hugo Maximiliano Weigel Molina por $450.000 a pagarse en seis cuotas de $75.000, renovado en julio de este año, para “el asesoramiento en seguridad informática y asuntos en los que la comitente intervenga o tenga interés tanto en el ámbito del Puerto de la Ciudad de Buenos Aires como en su interrelación con distintas áreas del Estado Nacional, Provincial” de la CABA y organismos públicos que pudieran vincularse a ellos, incluyendo estados extranjeros.

En una conversación del 22 de agosto de 2018 entre Ramón Beccar Varela, subgerente de Recursos Humanos y Santiago Mc Cormick, gerente de Finanzas de la AGP se charló sobre el hermanastro del interventor y el interés de éste en que cobre en tiempo y forma. “Me está puteando Gonza. No tengo nada que ver”, dijo el primero a lo que su interlocutor sostuvo: “Más o menos Ramón, si bien es su firma vos tenés que estar atrás de estos temas e insistirle con tiempo para asegurarte de que salgan”.

No es la primera vez que Mórtola fue tan generoso con su hermano. Según consta en los documentos oficiales, en julio de 2013 le cedió 700 cuotas de Computronics Argentina S.R.L., sociedad que creó en 2007 junto a su mujer, Paría Pax Favreaud. Según ellos mismos se definieron: “Nos destacamos por generar relaciones a largo plazo basadas en la confianza con Grandes Empresas, Pymes y Hogares. Comercializamos productos como PCs y Notebooks, Servidores, Impresoras, Cámaras, Filmadoras, Detectores de Metales, Security Tools, Hardware, Software, Conectividad y un extenso portfolio de Servicios de Backup y Seguridad Informática”.

Quien también aprovechó su lugar de poder en el organismo fue Alejandro Ok, el gerente general, que contrató a su hermanastro Alan Trucco con un sueldo de $ 56.000 en la Subgerencia de Seguridad y Medio Ambiente, según pudo saber este medio.

Pero la voluntad demostrada para contratar familiares y amigos en este festival no fue la misma que la manifestada casi al principio de la gestión, cuando las autoridades charlaron en torno a la mejor estrategia para despedir empleados. El 3 de enero de 2017, en el grupo de chat denominado “AGP Coordinación”, Matías Peri Brusa, gerente coordinador administrativo y legal, comenzó la conversación: “Confirmado pepe grossi hijastro de velsic”. En este chate, los altos mandos del organismo debatieron sobre el destino de un familiar de Oscar Vecslir, exinterventor del Puerto.

Mórtola respondió sin titubeos: “Echalo. Ale, hagamos todo para echarlo”. A lo que Peri Brusa le respondió que el hombre estaba de vacaciones hasta el 31 de enero. “Un mes?? Sumario ya. Así cumplimos con todo lo administrativo”, remató la autoridad.

Beccar Varela agregó: “Con Patricia ya tenemos los números de cuánto cuesta echar a todos y cada uno de los de planta de la AGP. Les pido por favor que vayan definiendo la lista de los que sacarían de sus coordinaciones así vamos analizando caso por caso qué es lo más conveniente. Una vez analizado podemos comenzar la negociación con los sindicatos. Por eso les pido que no se olviden. Gracias”.

La charla, con el único objetivo de acomodar despidos, continuó. Mc Cormick acotó: “Ramón, podemos tener el número de cada uno de nuestras coordinaciones pero no solo cuanto cuesta echar sino cuanto cuesta que se queden hasta su jubilación. Esto nos va a permitir analizar desde el punto de vista financiero en qué caso es mejor esperar que echar”.

De este modo, se contrastó el festival de contrataciones macristas y familiares en la Administración General de Puertos contra una oleada de despidos apenas comenzó la gestión de los militantes macristas al frente del organismo.